martes, 24 de octubre de 2017

LOS EFECTOS DEL AMOR


La investigadora Stephanie Ortige de la Universidad de Syracuse, en Nueva York, ha estudiado bajo el título "La Neuro imagen del Amor" los efectos que producen hacia el organismo el hecho de enamorarse. ¿Es cosa de cerebro o de corazón?

El estudio conclujo que enamorarse puede llegar a provocar una sensación semejante a consumir cocaína y afecta a áreas intelectuales del cerebro. El primer desencadenador es el efecto "flechazo", que es una explosión de sustancias químicas que tarda un quinto de segundo en producirse desde el momento de la percepción de algo que nos ha gustado.

Además el estudio reveló que cuando alguien se enamora, el cerebro puede llegar a trabajar hasta en 12 áreas simultáneamente para segregar sustancias químicas que provocan bienestar o euforia, como la oxitocina, dopamina, adrenalina o vasopresina. Los tipos de amor por supuesto actuan de manera diferente sobre el cerebro. Así, el amor apasionado actua de una manera más fuerte sobre las zonas del cerebro que están relacionadas con la recompensa y otras zonas que representan la imagen corporal en nuestro cerebro.

La pregunta que se le hizo a la investigadora es: ¿el amor es corazón o cerebro? “Yo diría que el cerebro, pero el corazón también está implicado", respondió, citando por ejemplo a la aparición de "mariposas en el estómago", que es la sensación que producen cascadas de neurotransmisores de algunas zonas del cerebro al corazón, consiguiendo acelerarlo y producir el gusanillo que todos alguna vez hemos sentido.


Efectos colaterales que produce enamorarse


1. Sentir amor por alguien tiene efectos     neurológicos similares a los de la cocaína.


Estar enamorado es similar a estar bajo los efectos de la cocaína, ya que ambas experiencias afectan al cerebro de manera similar y provocan una sensación de euforia. Según estudios recientes se ha llegado a la conclusión que el enamoramiento produce varias sustancias químicas euforizantes que estimulan al mismo tiempo doce áreas del cerebro.


2. En cuatro minutos sabemos si alguien nos gusta o no.



Si quieres causar una buena impresión a otra persona, cuentas con aproximadamente 4 minutos para conseguir tu meta. Y esta primera impresión posiblemente tenga mucho más que ver con tu lenguaje corporal, el tono de la voz, que con la forma en que te expresas.




3. Abrazarse es un analgésico natural.




La oxitocina, conocida popularmente como la “hormona del amor” es producida momentos en los que se recibe o se da un abrazo o cualquier forma de cariño. Además de ser liberara en el cerebro, es irrigada hacia testículos y ovarios, los investigadores creen que está involucrada en el proceso de unión entre dos personas. Las investigaciones además revelaron que una dosis de oxitocina reduce de forma significativa los dolores de cabeza, y en algunas personas hace desaparecer el dolor de forma total hasta por cuatro horas.




4. Pensar en amor y sexo estimula la creatividad y el pensamiento concreto.




Los resultados de las investigaciones determinaron que el recordar al ser amado tiene una gran influencia en el pensamiento abstracto y creativo, porque se asocia con aspectos más distantes y contemplativos, relaciones de largo plazo, compromiso, dedicación, intimidad. Los recuerdos del sexo, por su parte, liberan el pensamiento concreto y provocan que la persona se concentre más en detalles momentáneos que en planes o metas de largo plazo.



5. El amor verdadero es lo que realmente importa en la vida.


Un extenso estudio realizado por un grupo de científicos de la Universidad de Harvard, concluyo que el amor es todo lo que realmente importa en la vida, las experiencias a largo plazo durante la existencia de los participantes demostraron que su felicidad y el cumplimiento de sus metas personales giraban en torno al amor o sencillamente a la búsqueda del mismo.


6. Con solo mirarse se puede enamorar.


Bien lo dice la expresión popular “los ojos son el espejo del alma”, no es de extrañar que el sencillo hecho de mirar a los ojos de otra persona nos provoque enamorarnos de la misma, a pesar de no conocer nada uno del otro. Cuando alguien te está mirando, el cuerpo de esa persona produce una sustancia química denominada feniletilamina, asociada a la reacción de lucha o huida en nuestro organismo. Así, si decides continuar mirando a esa persona (enfrentarla, en vez de huir), prácticamente le estás apuntando con la flecha de Cupido.


7. “El amor es ciego”: ¿Metáfora o realidad?


¿Recuerdan aquella frase de “el amor es ciego”? la pasión manda sobre la razón. Según investigaciones realizadas a personas enamoradas demostraron que las regiones del cerebro comprometidas con las emociones negativas y juicio crítico están completamente apagadas.


8. Las parejas muy similares no suelen tener relaciones duraderas.


Que los polos opuestos se atraen pues parece ser que ademas de eso duran mas. Según investigaciones sociales y psicológicas se ha confirmado que hay un patrón muy significativo que siguen a las personas para establecer relaciones románticas, de hecho si las parejas difieren en el aspecto físico, uno de ellos por lo general compensa con otras cualidades que complementan y gustan a la otra persona.


9. Las mariposas en el estómago producen adrenalina.


Cuando te sientes enamorado/a de alguien, es imposible no sentir mariposas en tu estómago. Esta sensación se debe a la adrenalina que el cuerpo genera  en momentos donde precisas reaccionar con rapidez ante algún tipo de sensación y como no, si enamorarse es una experiencia extrema.


10. El amor endulza la vida.


El amor es algo tan intenso que inclusive podría llegar a controlar el sabor de lo que comemos. ¡En serio! Investigaciones realizadas a un grupo de personas, demostraron que aquellas personas que piensan en amor o que están enamoradas, la comida les sabe más dulce que cuando están pensando en algo neutral o en un sentimiento negativo.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario